Calle Real, 61, 23400 Úbeda, Jaén

Iglesia de San Pedro Ss.XIV-XVII

La tercera parroquia más antigua de Úbeda ha pasado por diferentes fases. Construida como templo visigodo, se mantuvo como tal hasta su reconversión en mezquita. Tras la conquista de la
villa por Fernando III fue devuelta al culto cristiano.En aquella época el arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximénez de Rada, que ayudó al monarca en esta campaña, reclamó Úbeda para sus diócesis. A esto se opuso el obispo de Baeza, fray
Domingo, alegando derechos antiguos y la proximidad con la villa a de Baeza. En 1243 se resolvió el litigio, quedando Úbeda y su término en la jurisdicción del obispado de Baeza. Sin
embargo, la iglesia de San Pedro se concedió al arzobispo de Toledo. El templo original fue prácticamente destruido en 1368 por las huestes de D. Pero Gil y Zatico, aliadas con tropas
granadinas, en represalias a los nobles de Úbeda por apoyar a Enrique, Conde de Transtámara, hermanastro y enemigo del rey Pedro I de Castilla. De la construcción original se conserva
el abside protogótico, de planta poligonal y arcos polilobulados.

En su exterior hay dos portadas. La de poniente que posiblemente sea de la construcción original, fue cegada para realizar el coro y está formada por un arco de medio punto enmarcado
con una moldura rectangular, tres ménsulas con tres leones, la tiara papal y las llaves de San Pedro.

La portada principal, de estilo manierista, fue construida a principios del s. XVII por Alonso Barba, discípulo predilecto del arquitecto renacentista Andrés de Vandelvira. La conforma un arco de medio punto entre por columnas corintias con retropilastras corintias en las enjutas de la fe y la caridad, dos virtudes teologales. Sobre este, San Pedro en su cátedra bajo dosel flanqueado por los escudos del Obispo de Jaén Sancho Dávila de Toledo, descendiente de judeoconversos, Dávila y Toledo.
El interior ha sufrido varias reconstrucciones. Consta de una única nave de salón cubierta por una bóveda de cañón con lunetos que sustituye a la anterior techumbre de madera a dos aguas. La capilla mayor está cubierta por bóveda de crucería. A los lados aparecen capillas funerarias de los siglos XIV al XVI, la de los Rivera, Zambrana, Orozco, Aranda, Molina, Pasquau, Soto y la del marqués de La Rambla. Se conservan dos tablas de Julio de Aquiles procedentes del retablo de la capilla del Deán Ortega de la Iglesia de San Nicolás, cuya iconografía refleja a la Presentación de la Virgen y la Visitación de María a Santa Isabel.