Calle Real, 61, 23400 Úbeda, Jaén

Casa de las Torres Úbeda S.XVI

Casa de las Torres o Palacio del Condestable Dávalos S. XVI

Es la primera mansión palaciega construida en Úbeda por el maestro cantero Diego de Alcaraz en torno a la segunda década del siglo XVI. La casa que se erige bajo el patronazgo de don Andrés Dávalos de la Cueva y doña Antonia de Orozco y Afán de Rivera, fue levantada sobre el viejo edificio de Ruy López Dávalos, condestable de Castilla durante el reinado de Enrique III.

La fachada está estructurada a modo de retablo en tres pisos y tres calles. El centro del primer piso muestra el característico arco de medio punto y gran dovelaje castellano propio del plateresco. De sus enjutas emergen unos bustos laureados que tendrían el efecto apotropaico de alejar a los malos espíritus. La portada esta flanqueada por columnas con sutiles relieves a candelieri, ornamentación vegetal que surgió en la Italia renacentista y que en la Península Ibérica se extiende durante el plateresco y el barroco. Las calles laterales repletas de conchas santiaguistas aluden al fundador de la casa, don Andrés Dávalos, Caballero de Santiago, Regidor de Úbeda y corregidor de Murcia y Guadix.

En el piso central, un frontón curvo acoge a dos salvajes encadenados que portan el escudo de Dávalos y Orozco. El castillo simboliza a los Dávalos y la banda vertical a los Orozbetelu, familia de los que descendía doña Antonia de Orozco. Se da la circunstancia de que los Orozco de Úbeda eran descendientes de un Orozco que pasó al servicio de un rey navarro que le dio el señorío de Oroz y Betelu. En los laterales, dos ventanas bíforas enmarcadas con balaustres: encima de la ventana izquierda hay una gran venera que alberga un busto de Santiago Peregrino, mientras que la venera del vano derecho contiene el busto de una dama desconocida.En el último piso, un gran frontón triangular con candelabros en las esquinas repite el escudo de los fundadores. Unas ventanas con arco carpanel se disponen en torno al frontón apareciendo decoradas con venera superior. Remata esta magistral portada una crestería gótica con delfines y unas gárgolas monstruosas escoltados por dos tenantes que exponen los escudos de Dávalos y Orozbetelu junto a las torres.

El patio de columnas renacentistas con arcos de medio punto ligeramente peraltados, presenta entre los arcos de la galería superior escudos de armas y tondos con personajes de la antigüedad clásica simbolizando las cuatro virtudes cardinales, la fortaleza, la templanza, la justicia y la prudencia, todo ello en contraposición con gárgolas, que simbolizan vicios y pecados.La Casa de las Torres tiene una leyenda de un fantasma femenino que se ha visto pasear por las galerías del patio. En torno a 1920 hicieron unas obras y detrás de un falso tabique apareció un esqueleto con ropajes femeninos y algunas joyas. Se cree que era Ana de Orozco, la esposa y tía de Rodrigo Dávalos, hijo de Andrés y Antonia. En el archivo histórico municipal se conserva una carta de perdón de don Rodrigo, quién confesó su crimen. Tras pedir perdón por escrito se retiró a un convento de clausura para el resto de sus días.

Desde 1927 el palacio se utiliza como escuela de artes aplicadas y oficios artísticos, y más recientemente se habilitó como I.E.S, se estudia el bachiller artístico, además provisionalmente está formando parte del conservatorio de música María de Molina.