Calle Real, 61, 23400 Úbeda, Jaén

Tras la muerte de su amada Leonor Izquierdo en agosto de 1912, el gran poeta sevillano Antonio Machado, pide el traslado desde Soria donde era catedrático de francés en el Instituto General y Técnico de Soria. El 1 de noviembre de 1912 llegó a Baeza, a pesar de ser siete años tristes y solitarios, fueron los más fértiles y profundos de su trabajo literario y de pensamiento, cuyo patrimonio literario es de gran importancia en nuestra cultura. Allí en 1912 publica «Campos de Castilla» donde se va alejando de los aspectos modernistas de su obra anterior y se aproxima al sentir patriótico de los autores de la Generación del 98, empieza la redacción de «Los complementarios«, un cuaderno de apuntes editado trás su muerte, en 1917 publicará una antología de su obra poética , la primera edición de sus «Poesías completas» y «Nuevas canciones«, inéditas hasta 1924.

En Baeza existen lugares vinculados a la vida de Machado en Baeza, descúbrelos:

Hotel Comercio

El edificio estaba en la calle San Pablo, en la habitación número 15 residió el poeta en la primera etapa de su estancia en Baeza, el hotel ya no existe conserva solamente su fachada, el edificio se ha transformado en viviendas.

Casa en la Calle Gaspar Becerra

Frente al Ayuntamiento de Baeza, vivió el poeta, sólo o acompañado temporalmente por miembros de su familia, hasta su traslado a Segovia en 1919.

El Aula

El 1 de noviembre de 1912 Antonio Machado se incorpora a su Cátedra de lengua francesa en el instituto general y técnico de Baeza situado en el edificio de la antigua Universidad de Baeza fundada por el beato Juan de Ávila, los alumnos lo recordaban como un buen hombre, poco partidario a suspender al alumnado. Todos los años rompía la monotonía la visita de un grupo de alumnos con su profesor Don Matín Domínguez Berrrueta, Catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de Granada, venían a visitar al gran poeta, profesor de Francés. En una de esas esperadas visitas en junio del 1916 conoce a un joven alumno Federico García Lorca que impresiona al poeta y comienza una amistad y admiración mutúa. Desde esa visita el alula le parecía menos húmeda y fría. Allí impartirá clases hasta el 1919.
Actualmente el aula se puede visitar y conserva el mobiliario de la época.

La Rebotica

La botica de Adolfo Almazán farmacéutico y profesor de gimnasia en el instituto, estaba situada en la calle de San Francisco, muy cerca de las ruinas del convento renacentista, en la habitación paralela a la botica se reunían todas las tardes para la tertulia: Antonio Machado, el secretario del Instituto, don Antonio Parra, el profesor de matemáticas Gómez Arenas, el de dibujo, don Florentino Soria, el catedrático de geografía ,don Mariano Ferrer, además del médico, don Juan Martínez Poyatos, el notario don Pedro Gutiérrez, el registrador de la propiedad don Miguel Silvestre, los abogados don Emilio Fernández , don Cristóbal Torres y de vez en cuando algún miembro eclesiástico o del orden. Antonio Machado se mantenía casi siempre cayado y en apariencia ausente prefería escuchar, a veces se molestaba por impertinentes provocaciones para que saliera de su silencio . Estas tertulias en las reboticas se realizaban en España desde el s.XVIII , donde se reunía la intelectualidad y los poderes fácticos de las ciudades , allí discurrían tertulias que analizaban la realidad socio-política, los acontecimientos locales a manera de ágora o mentidero.

La Imprenta Alhambra

La imprenta estaba cerca de la casa de Antonio, allí se publicaban todos los periódicos locales y los de las poblaciones cercanas como Úbeda. De Baeza se publican «El Liberal«, » El Diógenes«, «El clamor de Baeza«, «El hombre libre«, «El pópulo» y «La vara verde» y «El Liberal » de Úbeda . Y el reformista baezano «Idea Nueva» donde el poeta escribió un artículo el 11 de febrero de 1915 para celebrar su primer aniversario, en dicho artículo elogia con entusiasmo la labor de la prensa escrita, la considera el reflejo de la conciencia colectiva, el motor de las sociedades modernas, además es el freno para la ignorancia evitando así el regreso a la barbarie. La prensa es la gran embajadora de la cultura y guardiana de los intereses comunes y del progreso.

El camino de Baeza a Úbeda

Era una de sus rutinas los largos paseos por los caminos que algunas veces le llevaba hasta Úbeda , a medio camino se paraba en la encina negra para contemplar el paisaje. Se podría decir que Antonio Machado es un apasionado del paisaje que está impregnado en su obra, desde Baeza contemplaba infinidad de olivos, en el olivo ve al campesino andaluz y su agonía esperando el ansiada agua del cielo. El olivo será un elemento en su poesía igual que la luna, los caminos que se pierden hasta las sierras de Mágina y Cazorla que custodian al Guadalquivir» como un alfanje roto y disperso reluce y espejea». El paisaje es fuente de inspiración y de evasión frente a la mediocridad que le rodea. En un lugar de ese paseo se levantó en 1966 el Monumento a Antonio Machado.
Antonio Machado no ha dejado Baeza, sigue allí siendo uno de los ejes de su vida cultural , cada mes de febrero se realiza la Semana Machadiana, y además se otorga el Premio Internacional de Poesía “Antonio Machado».

Conocer los lugares donde vivió Antonio Machado es una gran aliciente para visitar Baeza.