Calle Real, 61, 23400 Úbeda, Jaén

A pesar de ser uno de los mejores arquitectos renacentista, sus biógrafos de Andres de Vandelvira no han encontrado nada sobre su ascendencia. F. Chueca Goitía, gran estudioso de su obra, le llama “maestro de Alcaráz”. Sus datos biográficos se resumen a su nacimientos en Alcaráz, donde se encuentran enterrados sus padres y a su matrimonio con Luisa de Luna. Andrés de Vandaelvira, así es como firmaba los documentos, construyó los mejores palacios de la ciudad de Úbeda, así como otros en la provincia y fuera de ella.

Es muy extraño que en su testamento, en el que dejaba dinero para las misas de sus padres y abuelos, no dejara escrito el nombre de sus progenitores, mientras que sí mencionaba a otros personajes y conocidos.

Andrés era cofrade de la Veracruz, reducto de judeoconversos, y entre sus bienes declaraba “…porcelana con su pie balaustrada de plata y en mº della el sino de Salomón con seis cucharas en el rostro”.(CHVA,403).

Se trata de la estrella de David y las seis cucharas pueden ser los seis huecos alrededor de este símbolo según el diseño hebreo. Por tratarse de una porcelana, estas cucharas serían oquedades, pues cuchara era también una medida pequeña de trigo o cebada.

El apellido de Andrés aparece en los documentos de la época escrito de distintas maneras con Val o con Van, indicando un posible origen flamenco o holandés. En este supuesto, no habría razón alguna para ocultar sus orígenes. Sin embargo, su adopción de un nuevo apellido pudo deberse al judaísmo de sus padres, lo cual explicaría también su silencio con respecto a sus nombres en el testamento. Si analizamos detenidamente la firma de su testamento, donde aparece vanda Elvira, encontramos:

  • Diccionarios del s. XVIII, apuntan para la etimología Vanda: “Banda. Ant. Hablando de las personas, valía lo mismo de lado, o costado”.  Esta evidencia, junto a la no existencia que corrobore esta procedencia llevaría a descartar el Van como referencia a los Países Bajos.
  • Por otra parte, Elvira, incluido en su apellido, es el nombre del barrio arábigo judío de Granada.

Esto nos hace pensar que Andrés, el maestro de Alcaráz, comenzó a denominarse a sí mismo Val de Elvira por los problemas que tuvieron con el Santo Oficio sus posibles ascendientes judíos, los Alcaráz. Vandelvira permaneció como apellido hasta la actualidad, y no precisamente por ser originario de los Países Bajos. Para relacionar a Diego de Alcaráz, judío reconciliado en Úbeda a principios del s. XVI con nuestro maestro de Alcaráz, es preciso que Diego fuese también maestro de obras, o maestro cantero, como eran denominados. La fachada de la Casa de las Torres en Úbeda (Ávila, Dávalos, Cueva, Orozco, Afán de Rivera…) construida hacia el 1520 se le atribuye al maestro Diego de Alcáraz. Estamos ante un personaje de procedencia y familiares aún más desconocidos que los del propio Vandelvira y su posible progenitor. Alcaraz es el autor de las portadas de la casa de los Salvajes y el Palacio de los Ortegas. Las reminiscencas judias podrían entreverse en las grandes testas de los ancianos barbudos (Moisés y Aarón) que aparecen en las portadas de éstas casas como tenantes portando escudos. De su padre Diego, aprendería Andrés este oficio. Otra razón para ocultar su origen era porque sus grandes protectores , a la cabeza Francisco de los Cobos, no querían que se conociese públicamente que el judío era el gran arquitecto de los palacios de Úbeda y de la capilla funeraria del mismísimo Francisco de los Cobos, secretario de Estado de Carlos V Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.